Los Angeles



Los Ángeles (Estados Unidos), ciudad del suroeste del estado de California, en Estados Unidos, situada a orillas del golfo de Santa Catalina, en aguas del océano Pacífico, y del río Los Ángeles. Es la capital del condado que lleva su nombre, y la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, precedida sólo por Nueva York. Los Ángeles es célebre por su clima suave, sus exuberantes paisajes, su industria cinematográfica y televisiva, y sus innumerables autopistas, así como por sus frecuentes terremotos, los incendios de monte bajo y su contaminación atmosférica.
La población de Los Ángeles se expandió rápidamente a mediados de la década de 1980, como consecuencia del incremento de la inmigración desde Latinoamérica (sobre todo, desde México), y desde Asia. Según los datos del censo de 1990, el 38% de los residentes en la ciudad, habían nacido fuera de Estados Unidos. Los individuos de origen hispano constituyen el 46,5% de su población; hay un 11,2% de población negra y un 10% de asiáticos. Población en 2004, 3.845.541 habitantes.
Los Ángeles es una aglomeración urbana y suburbana construida sobre una llanura costera ondulada, limitada hacia el oeste y el sur por el océano Pacífico. Al este y al norte de la ciudad se levantan las estribaciones meridionales de la cadena Costera y de la sierra Nevada. También al norte de la ciudad se encuentra el valle de San Fernando, que forma parte de la ciudad, y en el que vive aproximadamente un tercio de su población, sobre todo en casas unifamiliares. El valle está separado de Hollywood y del centro de Los Ángeles por las montañas de Santa Mónica y por el Griffith Park, la mayor área de esparcimiento al aire libre de la ciudad.
Los Ángeles es una comunidad muy extensa, pues ocupa una superficie de 1.215 km², conectados entre sí por una docena de anchas autopistas pensadas para conducir a gran velocidad, pero a menudo con graves problemas de circulación debido a un exceso de tráfico rodado. La contaminación producida, entre otras razones por el humo de los automóviles, se ha convertido, asimismo, en un grave problema. En 1993 comenzó a dar servicio un sistema de ferrocarril urbano; cuando finalice la construcción de la red, tendrá 36,5 km de líneas subterráneas y unos 645 km de líneas para trenes de cercanías.
El crecimiento demográfico explosivo de Los Ángeles durante el siglo XX (pasó de poco más de 100.000 habitantes en 1900 a unos 3,5 millones en 1990) se ha producido prácticamente sin planificación. Las nuevas zonas residenciales, los centros comerciales y los numerosos edificios de escasa altura se extendieron sin control por el territorio urbano. Hasta 1957, una ley local prohibía los edificios de alturas superiores a los 46 m, con la excepción del City Hall (Ayuntamiento), construido en 1928, y que alcanzaba los 138 m de altura. La ley fue derogada cuando se consideraron fiables las medidas de seguridad frente a terremotos que se aplicaban en la construcción, y la hasta entonces tranquila zona céntrica comenzó a crecer hacia arriba, dando lugar a la impresionante silueta que hoy nos ofrece la ciudad. El crecimiento descontrolado aún continúa.
Fuente: Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006