Australia



Australia : Estado que ocupa el sector continental de Oceanía y la isla de Tasmania, constituido por extensas áreas desérticas, a excepción de las franjas costeras del N, S y E. Las unidades estructurales son tres: Gran Cordillera Divisoria, Depresión de Murray y Queensland. El clima es tropical al N, oceánico or. al E y mediterráneo al S. La población aborigen se reduce en la actualidad a una tercera parte de la existente antes de la colonización. La población blanca, en su mayoría de origen europeo, vive principalmente concentrada en ciudades. Después de la segunda Guerra Mundial se inició una fase de crecimiento económica muy fuerte. La agricultura cedió a la creciente producción industrial La actividad agraria produce trigo, caña de azúcar, arroz y productos hortofrutícolas. La ganadería cuenta con la cabaña ovina mayor del mundo que a su vez da la más alta producción de lana. El sector industrial ha potenciado en pocos años un gran desarrollo de las industrias pesadas y de base (siderúrgica, química). La minería es notable y abundan los llamados minerales «raros y estratégicos»: circonio, cobalto, uranio, molibdeno, tungsteno. Es muy importante la producción de plomo, oro, mineral de hierro y bauxita. Políticamente es un estado federalista miembro de la Commonwealth con capital en Canberra. Ciudades principales: Sydney, Melbourne, Brisbane, Adelaida, Newcastle. También son de territorio australiano las isla de Cocos y Christmas (Asia) y Marquarie y Norfolk. (Oceanía) Historia: En el siglo xvi los españoles divisaron las costas de - y en 1606 los holandeses desembarcaron en el golfo de Carpentaria. A fines del siglo xvii el ingles William Dampier intentó la exploración sistemática de la parte NO. James Cook descubrió y exploró toda la costa or., en la que desembarcó en 1770. - fue primero (desde 1788) una colonia inglesa de deportados. Con la supresión de las deportaciones (1849), el país se desarrolló y se fraccionó en diversas colonias hasta que alcanzó el estatuto de Dominio británico en 1901. Desde entonces - estuvo unida a la Corona brit. por un gobernador representante de la reina, si bien el poder ejecutivo reside de hecho en el primer ministro asistido por un gabinete. En 1986 la reina de Inglaterra suscribió la Australian Act, por la que se reconocía la independencia legislativa y judicial del país, manteniendo sus vínculos formales con la Corona británica.