Sitios del mundo:

Loading...

Guía turística de Paris Un poco de historia


  

Guía turística de Paris
Un poco de historia
Finalmente Roma perdió el control de la ciudad a manos de los pueblos germanos y
el rey franco Clodoveo I se instaló en ella en 506 nombrándola capital de la nueva Francia. Para entonces, París era una ciudad típicamente medieval, con edificios de madera junto a los supervivientes restos arquitectónicos romanos y con desordenados
suburbios extendidos a lo largo de ambas orillas del río.
La dinastía merovingia finalizó en el año 751 con la muerte de Childerico III, para ser reemplazada por la dinastía de los carolingios, Pipino fue proclamado rey de los francos en el año 751 y sucedido por Carlomagno, quien trasladó la capital de su Sacro Imperio Romano Germánico desde París a Aachen.
La ciudad fue abandonada por el Imperio y sufrió las incursiones de los normandos,
que en repetidas ocasiones navegaron río arriba para atacar, hasta que finalmente el
28 de marzo del 845, la ciudad fue saqueada por los invasores vikingos bajo el
mando de Ragnar Lodbrok, quien obtuvo un cuantioso rescate a cambio de abandonar
 la urbe.
En el 885 la ciudad fue de nuevo asediada por un ejército de vikingos daneses
compuesto por 700 barcos y 30.000 hombres, pero dada la debilidad de los últimos
reyes carolingios, los parisinos buscaron esta vez ayuda en Roberto el Fuerte, Conde
de Anjou, y en su hijo Odo, conde de París.
Odo condujo la defensa de la ciudad durante unos diez meses y al finalizar pasó a
ser co-gobernante del imperio con Carlos el Simple.
Su sobrino nieto Hugo Capeto fue elegido rey de Francia en el 987 e hizo de París la
capital francesa y fundó la dinastía de los Capetos.
Retrato de Clodoveo I.
Con los Capetos, París se desarrolló como capital real, centro de aprendizaje y centro eclesiástico de la corona francesa, y comenzó a reflejarse el carácter distintivo de cada distrito de la ciudad. La iÎle de la Cité, con su magnífica Catedral de Notre Dame se convirtió en el centro del gobierno y de la vida religiosa; el margen izquierdo del río fue el centro de aprendizaje con diversas escuelas dirigidas por la iglesia, mientras que la orilla derecha paso a ser el centro del comercio y las finanzas.
Bajo el reinado de Felipe Augusto, se hicieron grandes obras como una gran muralla que rodeaba la ciudad, el mercado de Les Halles o el Palais du Louvre, y en el 1267 se instauró la Sorbona, primera universidad mundial, lo cual transformó a la ciudad en el principal centro cultural del mundo.
Su nieto Louis IX, famoso por su extremo fervor religioso, estableció la ciudad como un importante centro de peregrinación en el siglo XII gracias a la construcción de la Sainte-Chapelle, la Basílica de Saint Denis y la finalización de Notre Dame de París.
La línea directa de los herederos Capetos se extinguió en 1328 produciéndose años de intrigas políticas por la sucesión al trono y finalmente desencadenando la Guerra de los Cien Años contra los ingleses, quienes reclamaban la corona francesa para Philip IV , hijo de Eduardo III.
Durante esta época oscura de guerra y peste y apoyados por los barones franceses, gobernaron los Valois.
Comenzó un periodo de violentas revueltas a raíz de las cuales Carlos V de Francia construyó una nueva muralla y la lúgubre fortaleza de la Bastilla que serviría para controlar a la inquieta población de la ciudad.
Finalmente tras el asesinato de Luís de Valois estalló la guerra civil que, dado el caos reinante, finalizó con la ocupación de París por parte de los ingleses. Carlos VII de Francia con la yuda de Juana de Arco, intentaría sin éxito recuperar la ciudad
en 1429 y apenas dos años más tarde, Henry VI de Inglaterra fue coronado rey de Francia en Notre-Dame, pero la persistencia de los franceses dio su fruto en 1436 cuando Carlos finalmente recuperó la ciudad tras varios asedios fallidos.
Con la reconquista de la ciudad por parte de los Valois y de la nobleza francesa se inició la construcción de varios monumentos eclesiásticos y seculares, incluyendo iglesias y mansiones destinadas a reforzar a los gobernantes de Paris, acto necesario ya que la realeza preferiría vivir en la campiña francesa y en los palacios renacentistas del
Loire.
Nuevas revueltas religiosas acabarían con Enrique III en Agosto de 1589 permitiendo que los Duques de Mayenne y Nemours convocaran a las Cortes Generales para evitar la coronación de Enrique IV quién finalmente entró en París el 14 de marzo 1594 con la complicidad del gobierno civil, y pronto fue coronado rey de Francia haciendo de la ciudad su residencia.
El nuevo rey puso en marcha una gran ampliación de la ciudad con grandes obras públicas, incluyendo la extensión del Louvre, la construcción del Pont-Neuf, Place des Vosges, Place Dauphine o el Hospital de Saint-Louis.
Finalmente tras sobrevivir a 23 intentos de asesinato, Enrique IV callo victima de un fanático católico el 14 May 1610 dejando el trono a Luís XIII, que demasiado joven para reinar sería tutelado por su madre y el Cardinal Richelieu.
Durante su reinado París vería importantes cambios; su madre encargó la construcción del Palacio de Luxemburgo, mientras que Cardinal Richelieu construyó el Palacio Real, reconstruyó la Sorbona y encargó una serie de importantes iglesias barrocas como declaración de la Contrarreforma católica.
Fuente: http://www.allworldguides.com