Guía Shanghái SEGURIDAD

   

Guía Shanghái
SEGURIDAD
Shanghái es una ciudad muy segura, con unos índices de criminalidad muy inferiores a los de cualquier urbe occidental. Los asaltos violentos son realmente infrecuentes y no hay que tener miedo a internarse en ninguna calle, aunque presente un aspecto extremadamente degradado.
Hay que estar atento a los robos por descuido en las zonas con mayor concentración de gente.
También se producen casos de timos, uno de los más conocidos el de la ceremonia del té: jóvenes, especialmente chicas, abordan a extranjeros en zonas turísticas con la excusa de practicar inglés y trabar amistad. Les proponen asistir a una ceremonia del té tradicional en un local cercano, donde los incautos probarán muchas variedades y se encontrarán con una cuenta ridículamente alta. Si se niegan a pagar, las amables cicerones son sustituidas por varios sujetos poco dados al diálogo.
No es necesaria ninguna vacunación específica para visitar China. No se debe beber agua del grifo, ya que contiene elevadas dosis de metales pesados.
TELÉFONO E INTERNET
Las compañías de telefonía móvil españolas no tienen servicio de itinerancia en China continental. Aunque su visita vaya a ser de corta duración, puede ser interesante adquirir una tarjeta SIM de una operadora local, dado su bajo precio –en torno a los 100 RMB- y lo útil que resulta para sortear las dificultades de comunicación. Tenga en cuenta que su teléfono tendrá que estar liberado y no podrá realizar llamadas internacionales. En el improbable caso de que tenga que adquirir nuevo saldo -las llamadas y mensajes son muy baratos en China-, diríjase a cualquier tienda de conveniencia y solicite al dependiente que le ayude a hacer la recarga.
Para hacer llamadas internacionales, puede optar por usar el teléfono del hotel –las tarifas son económicas- o adquirir una tarjeta IP que podrá utilizar con un teléfono móvil o fijo.
Aunque el Gobierno ha frenado la apertura de cibercafés, no es difícil encontrar uno de estos locales en numerosos puntos de la ciudad. Pero tenga en cuenta que la mayoría están concebidos para las legiones de jugadores en línea, por lo que los ordenadores e indicaciones están en mandarín. Numerosos establecimientos hosteleros ofrecen a sus clientes conexión inalámbrica gratuita.
FESTIVIDADES
Las festividades chinas son una buena oportunidad para conocer Shanghái bajo otro prisma, pero también pueden causar problemas, especialmente si tiene previsto viajar a otras partes del país, debido a los grandes movimientos de turistas nacionales.
El Gobierno reformó el calendario vacacional en 2008 para intentar reducir los desplazamientos masivos, un verdadero desafío para las infraestructuras, pero los medios de transporte –y los principales puntos turísticos- siguen masificados en torno a tres fechas: el Año Nuevo chino () (primer día del primer mes lunar), el Día del Trabajo (劳动节) (1 de mayo) y el Día Nacional (庆节) (1 de octubre). Aunque oficialmente sólo se conceden tres días de vacaciones, muchos empleados, especialmente en Año Nuevo, toman hasta una semana libre, compensándolo después trabajando en fin de semana.
Año Nuevo Chino
(Chunjie / )
También conocido como Festival de Primavera, su fecha varía cada año al depender del calendario lunar. En el calendario gregoriano se sitúa en algún día entre el 21 de enero y el 20 de febrero.
Aunque los quince primeros días, hasta el Festival de las Linternas, se consideran Año Nuevo y hay asignados una serie de ritos y costumbres para cada jornada, a los ojos del turista las atracciones se concentran alrededor de la “Nochevieja” (除夕). Esa noche los templos se llenan de fieles que rezan y encienden varillas de incienso para pedir prosperidad. Los shanghaineses acuden a varios santuarios, pero el Templo del Buda de Jade es uno de los más concurridos.
A pesar de que últimamente las distintas administraciones han impuesto restricciones a la venta y uso de material pirotécnico, debido a los frecuentes incendios que provocan, la entrada en el nuevo año sigue siendo un impresionante espectáculo de luz y sonido, utilizado para alejar a los espíritus malvados. Por toda la ciudad se lanzan fuegos artificiales, petardos y voladores en las horas previas a la medianoche, cada vez con mayor intensidad, hasta que el Año Nuevo esrecibido con el cielo iluminado, el estruendo de la explosiones y el penetrante olor a pólvora.
Quince días después se celebra el Festival de las Linternas (Yuanxiaojie / 元宵). Los Jardines de Yu son el mejor sitio para disfrutar de esa noche en Shanghái. Además de comer los tradicionales tangyuan () –una masa hecha con harina de arroz glutinoso rellena de carne o dulce-, los niños llevan pequeños farolillos. En las linternas que se cuelgan en los jardines se colocan acertijos.

Fuente: Guía Shanghái