La Habana, Cuba



La Habana (ciudad), capital y principal puerto de Cuba, es, además, la ciudad más grande y poblada de las Antillas. Se halla en la orilla noroccidental de la bahía de La Habana, a una altitud de 24 m, en la costa septentrional de la isla, unos 170 km al sur de Key West (Florida), en aguas del estrecho de Florida. Por su sector occidental desemboca el río Almendares y en su sector oriental se halla la bahía de Marimelena. Su clima es tropical, con agosto como el mes más caluroso del año.
La bahía de La Habana constituye uno de los puertos más seguros del mundo, accesible únicamente por un estrecho canal, que, no obstante, permite el paso de embarcaciones transoceánicas. En la punta oriental de la entrada se alza la fortaleza de El Morro, una fortificación levantada en el siglo XVI, mientras el castillo de San Salvador de la Punta, otra antigua fortaleza, domina el extremo occidental del estrecho. Los numerosos muelles, almacenes y demás instalaciones portuarias ocupan casi todo el frontal de la parte interior del puerto, desde el que se canaliza gran parte del comercio de importación y exportación de la isla. Las industrias más destacadas de la ciudad comprenden el refino de azúcar y la elaboración de tabaco (cigarros habanos); menor importancia revisten los productos textiles, alimenticios y las destilerías. Punto de partida de las más importantes líneas ferroviarias y carreteras de la isla, cuenta también con los servicios del aeropuerto internacional José Martí, aunque la conexión aérea con los países extranjeros está limitada por el embargo decretado contra Cuba desde la década de 1960.
La Habana es una de las ciudades más pintorescas y antiguas del continente americano. Los edificios de la ciudad están construidos en su mayoría con piedra caliza de color coral claro. En el casco antiguo (`Ciudad Vieja´), situado cerca de la entrada interior del puerto, se conservan calles estrechas y tortuosas, y viejas casas con arcadas, balcones, puertas de hierro y patios interiores, de gran interés histórico.
Detrás de la parte antigua, La Habana se convierte en una ciudad de aspecto moderno, donde prevalecen las residencias de lujo, las impresionantes edificaciones públicas y religiosas, hermosos jardines y plazas y amplias avenidas arboladas. El régimen de Fidel Castro ha convertido muchas de las residencias privadas en dependencias del gobierno, residencias para estudiantes y sedes de otros servicios públicos. Entre las avenidas más notables se encuentran el paseo de Martí, más conocido como El Prado, la avenida del Puerto, el Malecón, la alameda de Paula y la avenida de las Misiones. Entre los edificios que presentan un interés especial se encuentran el Capitolio de la nación, la Capitanía (que alberga las dependencias administrativas del capitán del puerto), el palacio presidencial y la Universidad de La Habana.
Fuente: Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006