miércoles, 2 de noviembre de 2011

Antártida


Antártida  :  Continente que ocupa la mayor parte del casquete antártico; su extensión, incluidas las islas y arch. diseminados y separados por grandes distancias (especialmente en los océanos Índico y Atlántico) y también la plataforma helada flotante (ice-shelf), es de 14.107.637 km2, de los cuales 75.600 km2 corresponden a islas (al S del paralelo 63° latitud Sur, así como las Shetland y las Orcadas del S). Limita con los océanos Atlántico, Pacífico e Índico y la separa del continente americano el Pasaje Drake, de unos 1.000 km. aprox. El mar de Weddell (profundidad, 5.000 m.) y el de Ross, en los que hay numerosas islas, penetran profundamente en la masa continental. Ésta llega hasta los 85° de lat. S, pero a partir de los 78° está cubierta por una plataforma helada, hasta la base de la inmensa Barrera de Ross. Las costas son monótonas y llanas. Orográficamente la - se divide en occid. y or. La primera es montañosa, enlazando su relieve con la última cumbre de la América del Sur a través de las islas Sandwich del Sur, las islas Shetland del Sur y las Georgias del Sur; la segunda está formada por mesetas. Grandiosos volcanes, como el Erebus, activo (4.000 m.). La temperatura media mensual en el continente no es nunca superior a los 0 °C, y por esta causa la flora sólo está formada por musgos y líquenes, mientras que la fauna es riquísima, aunque limitada a especies marinas (pingüinos, focas y, sobre todo, ballenas). El subsuelo es rico (carbón, hierro, oro, plata, cobre, níquel, cobalto, cromo, molibdeno y tal vez uranio). Además de estas riquezas, la - constituye un auténtico banco de pruebas de multitud de fenómenos que afectan a la Tierra en general, y la propia masa de hielos antárticos es un factor crucial para la regulación del clima y el equilibrio medioambiental. Hoy existen en la - bases que albergan a más de 4.000 personas de varias nacionalidades, dedicadas a estudios científicos y a efectuar mediciones de todo tipo, en particular de la turbiedad atmosférica y las modificaciones en la capa de ozono. Para salvaguardar la -, se han tomado acuerdos internacionales a partir de 1959, año que se firmó en Washington el Tratado Antártico, por el que 12 países se comprometían a preservar el continente para usos pacíficos. En 1991 se firmó el protocolo de Madrid, en virtud del cual se abría una moratoria indefinida, revisable a los 50 años, para la explotación de las riquezas de la -. Quedaba pendiente, sin embargo, la ratificación del Protocolo por todos los miembros consultivos del Tratado.

Bienvenidos Liverpool.

    Bienvenidos Liverpool. El propio nombre evoca imágenes de su gloriosa historia marítima, su patrimonio musical líder en el mundo, do...