Cataratas del Niágara,



Cataratas del Niágara, grandes cataratas en Norteamérica centroriental, en el río Niágara, al oeste del estado de Nueva York y sureste del de Ontario. Uno de los paisajes más espectaculares del mundo, están formadas por dos cataratas: la “canadiense”, o catarata Horseshoe (herradura), con una altura de 49 m, que se encuentra en la parte canadiense del río, y la catarata “americana”, de 51 m de altura, en la parte estadounidense. Las cataratas están separadas por Goat Island, Nueva York. La longitud de la cornisa de la catarata canadiense, que tiene forma de media luna, y por la que fluye nueve veces más agua que por la americana, es de unos 790 m. La cornisa de la americana, que es bastante recta, mide unos 305 m. Una pequeña sección de la americana, cerca de Goat Island, se conoce también con el nombre de cataratas Bridal Veil (velo de novia).
Las cataratas del Niágara se formaron hace unos 12.000 años, cuando los glaciares se retiraron hacia el norte, permitiendo que las aguas del lago Erie fluyeran por la escarpadura del Niágara, que se extiende desde el sur de Ontario hasta Rochester, en el estado de Nueva York. La erosión a que han estado sometidas las cataratas desde entonces ha hecho que se desplacen unos 11 km aguas arriba, y formen la garganta del Niágara. En la actualidad, la catarata canadiense está retrocediendo a una velocidad media anual de aproximadamente 1,5 m, mientras que la americana lo hace a un ritmo de unos 15 cm al año. En 1954 una gran parte de la catarata americana se desprendió formando un gran talud rocoso o canchal en la base de la catarata.
Las cataratas del Niágara constituyen una gran atracción turística, y son visitadas por millones de turistas cada año.
Samuel de Champlain, un explorador francés, descubrió probablemente las cataratas del Niágara en 1613. Se sabe que el padre Louis Hennepin, un monje flamenco, visitó las cataratas en 1678, y publicó más tarde una descripción de las mismas.
El ingente volumen de agua que fluye por las cataratas, una media de 5,5 millones de litros por segundo, más el gran salto que suponen las cataratas, confieren al río un enorme potencial energético. Este potencial se utilizó por primera vez en 1757, cuando Daniel Chabert Joncaire construyó un aserradero en el curso superior del río. En 1853 comenzaron los trabajos para la construcción de un canal para desviar las aguas de la parte alta del río, con objeto de impulsar la maquinaria de molinos y fábricas localizados aguas abajo. En 1875 se inauguró el primer molino harinero que funcionaba utilizando el poder energético de las aguas del canal, y en 1881 se instaló el primer generador hidroeléctrico del río. La mayor parte de la energía hidroeléctrica se consume en las fábricas de las cercanas ciudades de Niagara Falls, Nueva York, y Niagara Falls, Ontario.
Fuente: Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006