Guia de Paris

Guia de Paris
Historia
A Luís XIII, le sucederían Luís XIV y Luís XV que soportarían graves revueltas generadas por un pueblo axfisiado a
impuestos y coartado de libertades que veía como la corrupción palaciega y nobiliar exprimían a la creciente
población parisina.
Durante la segunda mitad del siglo XVIII, París se convirtió en el capital intelectual y
cultural del mundo occidental como centro de la Ilustración y gracias al apoyo real,
alcanzó nuevas cotas de prestigio como centro de artes, ciencias y filosofía.
Lamentablemente el Estado francés estaba ya prácticamente en bancarrota con unas
finanzas terriblemente debilitadas por la Guerra de los Siete Años y la intervención
francesa en la Guerra de la Independencia Norteamericana.
En 1784 se edificó una nueva muralla para crear una barrera aduanera con fines fiscales
que, sumado a las malas cosechas venideras, provocaron el malestar del pueblo y
finalmente el estallido de la Revolución Francesa el 14 de julio de 1789 con la toma de la
Bastilla en París.
Los largos años de sangrienta revolución convirtieron a Francia en una fácil presa militar
para sus numerosas naciones enemigas. Sin embargo, a pesar de no faltar intentos, el
país no solo no sufrió ninguna invasión sino que incluso expandió sus fronteras con la
invasión de Egipto gracias a los éxitos de Napoleón que finalmente lo catapultaron a la
dirección de la recién estrenada República Francesa. Retrato de Luís XIV.
Bajo el gobierno de Napoleón, París se convirtió en la capital de un imperio y una gran potencia militar. Napoleón se
coronó emperador en una ceremonia celebrada en Notre-Dame, el 18 de mayo de 1804 y al igual que sus
predecesores reales, visualizó París como una "nueva Roma" y ordenó construir monumentos públicos dignos de la
capital de un imperio, tales como el Arco de Triunfo, el Arco del Carrousel, la iglesia de la Madelaine o el Palacio de
la Bolsa.
Las campañas militares de Napoleón contra los ingleses, austriacos y rusos comenzaron con gran éxito, pero la
arrogancia, el exceso de confianza y mala planificación del Emperador causaron la aniquilación de su ejército en
1813 ante el hostil invierno ruso y los ejércitos de Rusia y Austria, que invadirían Francia en 1814, cuando París cayó
ante potencia extranjera por primera vez en 400 años.
Posteriormente Luís XIII, su hermano Carlos X y Luís Felipe intentarían recuperar el poder para los Borbones pero
tras sucesivos fracasos llegaría al poder Napoleón III quién modernizaría París gracias a la ayuda del barón
Haussmann.
La nueva planificación para la capital acabaría con los barrios insalubres que se acinaban en el centro de la ciudad y
daría paso a grandes bulevares, entre ellos los famosísimos Campos Elíseos y a la construcciones de importantes
edificios como el mercado de Les Halles o la Opera Garnier. La ciudad creció con la anexión de los barrios periféricos
de La Villete y Montmartre y las calles se iluminaron gracias a treinta mil lámparas de gas.
Nuevas campañas militares contra Prúsia terminaron con el Imperio, declarándose la
Tercera República Francesa que a pesar de su inestabilidad política y corrupción, condujo a
la ciudad a su belle époque. La ciudad adquirió nuevos monumentos y edificios públicos,
entre ellos la Torre Eiffel, construida para la Exposición Universal de 1889 y fue
mundialmente reconocida como nuevo centro de las artes. Al mismo tiempo, París se ganó
la reputación de capital del pecado de Europa, con cientos de burdeles y cabarets instalados
entre sus calles.
El siglo XX comenzó para París con la instalación del sistema de metro y aunque los
bombardeos de la Primera Guerra Mundial no afectaron demasiado a la ciudad, París fue
ocupada por los alemanes, entre 1940 y 1944. Afortunadamente Dietrich von Choltitz se
rindió sin ejecutar las órdenes de Hitler que le había ordenado destruir la ciudad.
Durante la posguerra, París sería hogar de pensadores como Sartre, Simone de Beauvoir o Prevert, que debatían en
los famosos cafés de la capital y cuyos ideales fueron la semilla de la revuelta de mayo del 68, cuando estudiantes y
obreros se rebelaron contra los poderes establecidos provocando la renuncia de Charles de Gaulle.
En 1976 París pasaría a ser una municipalidad autónoma y a partir de entonces se fundaron grandes instituciones
culturales como el centro Pompidou, la Opera-Bastilla, el museo de Orsay y la ampliación del Louvre que concluyen
con el actual afianzamiento de la ciudad como líder turístico mundial.
Fuente: http://www.allworldguides.com

Entradas populares de este blog

Cairo is the capital of Egypt